Marcha en Washington D.C. (Foto suministrada).

Por: Andrea Acevedo (Andrea.acevedo4@upr.edu)

‘March For Our Lives’ representa la protesta más grande en la historia de Washington, D.C. en la que participaron sobre más de 850,000 personas.

El pasado 24 de marzo cientos de miles de personas dijeron presente en ‘March For Our Lives, un movimiento creado por estudiantes de la escuela superior Marjory Stoneman Douglas que sobrevivieron al tiroteo causado por Nicholas Cruz, quien abrió fuego con un rifle AR-15 y le arrebató la vida a 17 jóvenes el día de San Valentín en Parkland, Florida.
Resultado de imagen para emma gonzalez
Emma González (Foto suministrada).

“Dicen que somos demasiado jóvenes para entender cómo funciona el gobierno”, enfatizó Emma González, sobreviviente del tiroteo en Parkland. Como parte de su discurso a favor del control de las armas, González permaneció en silencio por seis minutos y 20 segundos, el mismo tiempo que le cobró la vida a 17 de sus compañeros.

Dicha tragedia ha aumentado el sentimiento de impotencia y duelo entre los estudiantes, quienes lograron crear conciencia de que incluso las escuelas carecen de seguridad y que urge una política de control de armas más estrictas en el país.

La Segunda Enmienda de la constitución de los Estados Unidos otorga el derecho a  cualquier persona mayor de 18 años a comprar y portar armas de fuego. Se considera uno de los países con menores limitaciones legales y este tema ha sido uno de interés a nivel global, tanto así que se ha comparado la taza de muertes que ocurren por tiroteos en Estados Unidos y en otros países.

Estadística sobre el número de tiroteos masivos discutida en el programa de James Corden (Foto suministrada).

Si observamos lo que ocurre en otros países como en Australia, por ejemplo, no ha ocurrido ningún tiroteo masivo desde el 1996, porque el gobierno creó un programa donde se fortalecen los obstáculos para que la gente pueda comprar armas. Por otra parte, en Japón, solo es legal poseer armas si se asiste a una clase informativa y aprobar un examen escrito, una evaluación de salud mental y una entrevista realizada a los familiares- renovada cada tres años.

Mientras que, en Estados Unidos mueren cada año más de 1,300 niños debido a heridas de balas, según informa la data de Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Desde el 2014, la violencia a mano armada le ha cobrado la vida a 1,333 personas en tiroteos masivos, como sucedió en el club de Pulse y en el festival de música en Las Vegas. Además, solo a pocos meses del año 2018 y ya se han reportado sobre 30 tiroteos.

Sin duda alguna esta marcha ha sido una presión pública para el Congreso, apoyada por la prensa y celebridades. Por eso varias compañías ya han cortado relaciones con la Asociación Nacional del Rifle (NRA). Según CNBC, la NRA ha otorgado alrededor de $54.4 millones en gastos externos a candidatos. Sin embargo, los gobernadores de estados como Nueva Jersey y Florida le han pedido a la legislación cambios más estrictos en las leyes de portación de armas.

Después del acontecimiento de ‘March for Our Lives’, continua la lucha por el control de armas el próximo 7 de abril en ‘Town Halls for Our Lives’, donde los activistas le demandarán asistencia a cada miembro del Congreso para llevar a cabo una iniciativa progresiva e identificar y promover los próximos foros del Congreso.

Estudiantes como Cameron Kasky, Edna Chaves y Naomi Wadler representaron sus comunidades y escuelas pronunciando discursos impactantes a la marcha en Washington, D.C. y les exhortan a los jóvenes americanos que tienen el derecho al voto que se registren, para que puedan demandar acción sobre este problema en el mes de noviembre de este año.

Si usted se encuentra interesado en saber más detalles puede visitar las siguientes páginas:

https://townhallproject.com/

https://marchforourlives.com/

Andrea Acevedo

Author: Andrea Acevedo

Estudiante del Departamento de Comunicación Tele-Radial de la Universidad de Puerto Rico. Área de énfasis: comunicación estratégica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *