Tras varias conversaciones con integrantes de bandas de rock, la gran mayoría coincide en que un problema que los afecta es la falta de exposición en la radio.

 

Por Lillybeth Muñiz

Las bandas locales de rock han estado presentes en nuestra Isla desde los principios de los setenta. Han crecido al rededor del país y cuentan con una fiel fanaticada  que los siguen a los lugares donde se presentan. La realidad no es desconocida, pues a veces pareciera un patrón que se repite con todos los artistas del «patio». La falta de espacios para tocar es la principal queja. La nula apertura de los medios de comunicación existentes para las bandas locales y los malos tratos de parte de algunos empresarios u organizadores de conciertos y la preferencia del público hacia las bandas extranjeras, son algunos de los problemas a los que ellos se enfrentan.

Además, son grandes las dificultades para grabar su música y al presentarse en locales tienen que acepar la paga más baja e intercambios ridículos para poder presentarse. La industria musical y discográfica enfrenta una severa crisis debido a que la cantidad de discos que se venden va en decadencia cada año. Esto afecta a nuestras bandas locales de rock quienes con mucho trabajo intentan mantenerse a flote por su amor a la música.

Los Petardos minutos antes de ensayar en The Beer Box, Aguadilla
Los Petardos minutos antes de ensayar en The Beer Box, Aguadilla

 

Obstáculos a los que se enfrentan a diario los integrantes de las bandas

Según Macoyo Rodríguez, integrante de Los Petardos: ‘‘la mayoría de los músicos tienen un noción errónea de lo que es estar en una banda’’ pues muchos de los jóvenes piensan que rápido serán una estrella de rock. Además,  señala que ‘esto se debe a ese sueño maldito que muestran los programas de televisión y las disqueras’’. Por otra parte, mencionó la inestabilidad de los músicos y es por esto que a veces a las bandas se les hace difícil salir adelante por el constante cambio de integrantes.

Nathalie en un ensayo con su banda Líquido
Nathalie en un ensayo con su banda Líquido

 

“Tenemos que dejar la ciudad para dar a conocer nuestra música y tener más oportunidades de crecer como banda. Aquí hemos tenido una infraestructura y se ha hecho un negocio con el rock local. ¿Qué queda de eso hoy en día?”, expresó la vocalista Nathalie de la banda Líquido, quien lleva más de diez años en el ámbito musical.

Para la vocalista, esa falta de apoyo para las bandas locales ha motivado a buscar la autogestión, no solo de discos, sino también de público y de espacios. Es el caso de su banda, quienes han ingeniado cómo tocar su música dentro de una sociedad costumbrista. Buscan sus propias tocadas, espacios y gente, pues para Nathalie no existen otras bandas, ni un público para este género. Por ello, han tenido que evolucionar.

Más allá de los problemas que enfrentan las bandas locales de cada pueblo, lo importante es que se sigue gestando música en la periferia. Hay mucha música sonando alrededor de la Isla. Lo que nos falta es mirar hacia otros lados y crear espacios para este arte.

La solución a los problemas es más bien en una serie de dinámicas que deben crearse a partir de las necesidades del público y de los artistas, pero esto no vendrá más que de los mismos músicos que se interesen por las personas.

Por otro lado, Lucre Agrón, integrante de Los Petardos y la banda de música folklórica fusionada con rock, Bumbarayo, expresó que para él su mayor obstáculo ha sido el choque entre los músicos de bomba y plena, pues estos celan mucho las raíces de su género y al momento de decidir hacer la mezcla, surgieron disputas entre ambos. Luego de varias conversaciones con integrantes de bandas de rock, la gran mayoría coincide que además de lo antes mencionado, un problema que los afecta es la falta de exposición en la radio.

 La paga y el trueque para tocar

Según lo investigado, son muchos los acuerdos que las bandas tienen que aceptar. En conversación con el vocalista de Machete, nos comentaba que en sus comienzos tenían que aceptar tocar con dueños de negocios que les ofrecían su barra para ensayar, pero que se percataban que había publico y que se estaba cobrando una entrada para verlos ellos ensayar. ‘‘Fueron muchas las veces que llegábamos a tocar con un precio acordado de antemano, el lugar lleno a capacidad y cuando llegaba el final de la noche, el dueño del negocio decía que no pagaría y que nos daba $20 y una caja de cervezas’’, expresó.

Fofe y Los Fetiches
Fofe y Los Fetiches

Mientras tanto, está el tipo de bandas que no aceptan truques y que, por el contrario, si no es con un precio establecido no tocan. Este es el caso de una de las bandas más reconocidas, Fofe y Los Fetiches. Su cantante, Fofe, expresó que ‘‘yo siempre cobré aunque fueran $300 para evitar ese mismo problema’’. Este nos comentaba que ‘‘cuando tocas gratis o por la puerta, después te fastidias porque tienes que seguir tocando siempre de la misma manera’’.

Fofe y Los Fetiches presentándose en Hydra, Aguadilla
Fofe y Los Fetiches presentándose en Hydra, Aguadilla

Los dueños de negocios y productores de espectáculos contestan

Hay varios integrantes de bandas que también organizan espectáculos, siendo este el caso de Macoyo de Los Petardos. Él nos comentó que las tres partes tienen que ser conscientes y razonables, pues ‘‘hay que ser realistas, si la banda llena el lugar, genera (ingresos) pero si la banda llena el lugar con jovencitos que no consumen (alcohol), le sacas más a la puerta (entrada), pero como quiera la puerta no puede ser alta’’. A su vez, conversando con Tito, dueño del bar Hydra en Aguadilla, nos contó su política para contratar bandas y que ‘‘no siempre hay bandas en Hydra, pero cuando las contrato, trato que sea una banda que llene el establecimiento y estipulo la paga de antemano para que no haya sorpresas al culminar la noche’’.

También se conversó con el dueño del restaurante Blue Moon en San Sebastián. Este nos contó que si ellos hacen el intercambio por la puerta, pagan a las bandas directamente o les proveen un buen equipo de sonido. Esto es ideal para cuando vienen bandas de otro pueblos, pues le proveen batería, guitarra y bajo, así no tienen que cargar con todo eso desde sus hogares.

¿El gobierno ayuda?

En el caso de Fofe, nos cuenta que en una ocasión tuvo la oportunidad de tocar para una gira que realizó la ex gobernadora Sila M. Calderón pero que ahí quedó todo, pues no recibió ningún tipo de ayuda de algún gobernador. Mientras tanto, el integrante de Los Petardos, Lucre, nos contó que participó junto a su banda en las fiestas patronales de su pueblo y que ‘‘el alcalde solo nos contrató porque conocía a mi madre y nunca se nos reconoció por ser la única banda que fusiona música folklórica con rock’’.

Conversamos con la banda Machete y nos contaron que ahora el gobierno exige inscribir cada banda como si fuera un negocio y que hay que reportar las ganancias al Departamento de Hacienda. El vocalista nos comentó que ‘‘el gobierno le da más tropiezos a uno con todo eso que hay que llenar’’. Se le preguntó a Macoyo de Los Petardos si ellos recibían algún tipo de ayuda del gobierno y nos contestó que no, ya que ‘‘no me interesa porque todo aquí en el gobierno es partidista, el que siempre está pidiendo se queda esperando y no consigue nada’’, por eso no creen en esperar ayudas del gobierno. Sin embargo, en festivales culturales como Santurce es Ley, han recibido un apoyo total de los organizadores.

 

¿Qué pasa con la música en las escuelas?

Conocemos que la enseñanza de música y bellas artes en las escuelas de Puerto Rico ha mermado, por eso conversamos con los integrantes de las bandas y nos comentaron que ‘‘es una atrocidad que se eliminen los currículos de música y bellas artes, ya que son estos los que nos sensibilizan como ser humano’’, según Fofe. El vocalista de Machete, quien también es maestro de música y fue profesor de música en la Universidad de Puerto Rico en Arecibo, explico cuán difícil es tratar de realizar una actividad para los niños en su escuela y cuán sorprendido está en que en instituciones universitarias no existen programas de música. Nos comentó que «En EDP College no hay ni un programa de música en sus currículos y eso es preocupante’’, sostuvo.

Machete presentándose en San Sebastián
Machete presentándose en San Sebastián

El futuro del genero

Conocemos que lo géneros son cambiantes y es por eso que deseábamos conocer la opinión de estos músicos en cuanto a este particular. Mientras unos se sienten confiados, otros temen por el futuro del género. ‘‘Al menos ya se reconoce que existen grandes pasos, como los que se dieron con Manjar de los Dioses y luego con Circo’’, sostuvo Fofe. Mientras tanto, el vocalista de Machete nos dijo que veía el género bien mal, pues las bandas no son consistentes y que ‘‘a veces tienes una banda que en menos de tres años se han cambiado el nombre como 20 veces y no sabes identificarlas luego’’. Por otro lado, argumentó que la falta de exposición de rock en los medios de comunicación los afecta grandemente y que el género de la electrónica se está quedando con todo. Este cita al fenecido vocalista de The Doors, Jim Morrison, cuando dijo que ‘‘llegara el día en que la música será solo una maquina sonando todos los instrumentos en un escenario sin músicos’’.

Son muchos los tropiezos que los rockeros enfrentan en Puerto Rico, pero la consistencia y sus ganas de seguir llevando música es lo que ha mantenido vivo al género por tantos años. Su responsabilidad con el público ha hecho que estos aporten también a la sociedad con organizaciones sin fines de lucro, como Mr. Cumbanchero, fundada por Los Petardos en honor a Rafael Hernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *