Por: Roderick Reyes, estudiante del Departamento de Comunicación Tele-Radial, UPRA

Histriones es una asociación de teatro que está adscrita al Departamento de Humanidades de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo (UPRA).  Su fundación ocurre en enero de 1984 a cargo de Elba Pérez Gómez -profesora de Humanidades- sin embargo, pocos conocen que anteriormente existía otra agrupación llamada Guanín. Esta respondía al Decanato de Estudiantes, es decir, era un grupo manejado por la administración, mientras que Histriones pertenecía al Departamento de Humanidades. No obstante, la semejanza entre los grupos recae en su misión de fomentar y presentar teatro.

Por una parte, Histriones ha demostrado más afinidad por el teatro clásico, mientras que Guanín producía teatro moderno y también preparaba a los miembros en aspectos técnicos, además de ofrecer talleres para el crecimiento profesional de los estudiantes.

David Muñoz, ex profesor y ex director de Guanín, rememora su experiencia en sus veintiún años como empleado de la UPRA o Colegio Universitario Técnico de Arecibo (CUTA), como se conocía en aquel momento.

¿En qué aspectos se destacó Guanín en el transcurso de los años?

La especialidad de Guanín- o lo que más caracterizó a los estudiantes como talentosos y apasionados- fue cuando fundaron en 1982, el Festival Interuniversitario de Teatro en los Colegios Regionales: Carolina, Bayamón, Utuado, Ponce, Aguadilla y Arecibo. El Festival se celebró en doce ocasiones y Guanín ganó diez de ellas. (La agrupación) siempre se destacó en escenografía, vestuario y maquillaje. Las obras se producían muy bien y los montajes estaban bien preparados, expresa Muñoz.

Escenografía de la obra Jíbara presentada por Guanín, Teatro CRA 1978. (Foto: Archivo histórico, Sala de Arecibo, Biblioteca UPRA)

¿Dónde más realizaba Guanín sus presentaciones?

Guanín tenía estudiantes de todos los Departamentos; nosotros montábamos teatro moderno, lo presentábamos en la Universidad, en el Teatro, en el vestíbulo, en la plazoleta, en los pasillos y hasta en el techo. Los alumnos eran apasionados y bien atrevidos. En una de nuestras presentaciones, por ejemplo, teníamos fuego en los zafacones, en otra montamos una escena semidesnuda. Realmente, nos lanzábamos a muchos retos y una de las cosas que nos favorecía es que una vez eras parte de Guanín, al graduarte seguías siéndolo; o sea, nunca perdíamos a esos talentos y su energía contagiaba a los nuevos integrantes. Los exalumnos nos auspiciaban las producciones y así obteníamos más dinero para mejorar las creaciones de los escenarios para cada función, expresó el profesor Muñiz, ex director del conjunto.

Presentación de Guanín, 1978. (Foto: Archivo histórico, Sala de Arecibo, Biblioteca UPRA)
Tinta_Digital

Author:

Un blog confeccionado por estudiantes y dedicado al buen periodismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *