Por: Luis Joel Méndez González
(luis.mendez15@upr.edu)

Bajo la encomienda de atender las necesidades del estudiantado, el pasado jueves 7 de febrero, la Universidad de Puerto Rico en Arecibo (UPRA) abrió las puertas de “Lobo Printing”, la primera tiendita de accesorios y productos escolares establecida en el recinto.

Localizada justo al lado de las Oficinas de Imprenta, ofrecerán servicios de encuadernado, así como venta de materiales educativos, de lunes a viernes desde las 8:00 de la mañana hasta las 4:00 de la tarde.

El recién establecido “school supply”, según Yolanda Ramos, supervisora del local, ha dado paso a la creación de nuevas plazas de empleo para alumnos que se encuentren adscritos al Programa Federal de Estudio y Trabajo.

“(Actualmente), tengo a dos estudiantes que se ofrecieron a darme la mano; los dos trabajan conmigo”, detalló la supervisora.

Por otra parte, mencionó que los artículos que se encuentran en estos momentos a la venta, fueron comprados a bajo costo a través de los servicios de un vendedor al por mayor que licitaron.

Mientras, para sufragar el monto inicial, explicó que utilizaron una partida de fondos compuesta por donativos generados mediante los servicios de imprenta que ofrece el recinto.

Esto, pese a que la supervisora aclaró que “las ganancias que genere el local se reinvertirán en más materiales escolares (una vez se agote el inventario actual)”, de manera que «Lobo Printing» será -de manera parcial- autosuficiente.

Y es que mencionó que la finalidad de la tiendita no es obtener ganancias para la institución académica, sino atender la necesidad que esta pudo palpar en “muchos estudiantes (que) llegaban a la (tienda) ‘La Boca del Lobo’ a pedirme un lápiz con el que muchas veces no contaban”.

Yolanda Ramos es supervisora de las Oficinas de Audiovisuales, Imprenta y Fotografía
(Foto por Luis Joel Méndez González)

Por ello, explicó que la idea de establecer el “school supply” se originó hace aproximadamente cinco años, luego de jubilarse el diseñador gráfico que trabajaba en el espacio -en el que ahora ubica la tiendita-.

Sin embargo, el proceso se detuvo durante varios meses tras el paso del huracán María, pues varios cursos académicos fueron trasladados al pequeño lugar debido a los daños que sufrieron varios salones del recinto.

“Me costó lágrimas”, esbozó, en referencia al tiempo que tuvo que esperar para finalmente abrir las puertas del “school suply”.

«Pero siempre dije que este lugar era mío; porque este lugar era para los estudiantes», puntualizó Ramos.

Luis Joel Méndez González

Author: Luis Joel Méndez González

Estudiante de Noticias en la Universidad de Puerto Rico en Arecibo, interesado en temas culturales, económicos y sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *