Por: Karoline Rodríguez (karoline.rodriguez@upr.edu)

 “El hombre todo lo perfecciona en torno suyo; lo que no hace es perfeccionarse a sí mismo”, dijo una vez el escritor francés, Alphonse Karr (1808-1890).

El pasado lunes, 18 de marzo en la clase de Principios de Periodismo que imparte la doctora Sarah V. Platt, nos mostró un cortometraje llamado Cream, creado y publicado David Firth en su página de YouTube. Se trata de un video peculiar que habla sobre muchos de los problemas que están ocurriendo día a día en el mundo, pero en especial me llamó la atención el tema de la perfección, uno de los ejes centrales del cortometraje. Comienza con la presentación de una crema que arregla imperfecciones en la piel y así sigue avanzando hasta que te demuestra que el producto es capaz de perfeccionar absolutamente todo. Vemos ancianos rejuveneciendo, personas mejorando sus autos y hasta duplicando su dinero. Todo suena grandioso, pero ¿acaso la felicidad está en la perfección?

Vivimos en busca de la felicidad duradera, pero no nos damos cuenta de que si no existe el sufrimiento, no disfrutaremos de la felicidad y todo se convertiría en aburrido y monótono.  También nos damos cuenta de lo materialistas e inconformes que somos, pues no nos basta con lo que tenemos y creemos necesitar siempre más. Si sale al mercado un celular nuevo, por ejemplo, aunque tenga las mismas funciones del que tengo, voy a querer el que está a la moda, solo por seguir una tendencia. Sin embargo, no utilizamos nuestros conocimientos para mejorar la vida de los que más lo necesitan. No nos damos cuenta de que tenemos todo lo que necesitamos mientras existen personas que mueren por no tener ni una gota de agua para tomar.

Nos exigimos tanto a nosotros mismos por enfocarnos en el “qué dirán de nosotros” a la vez que le negamos la mano al que más lo necesita. Buscamos la opción de poder vivir en otro planeta, mientras destruimos el nuestro. Buscamos vida fuera del planeta, pero nos estamos matando en el que vivimos. Estas son algunas de las reflexiones que vinieron a mi cabeza cuando vi el cortometraje, pero cada vez que lo veo encuentro algo más de lo que reflexionar. Esta demás señalar que David Firth hizo un excelente trabajo abriéndole los ojos al público que disfruto de “Cream” y que debería ser visto por todos.

Tinta_Digital

Author:

Un blog confeccionado por estudiantes y dedicado al buen periodismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *