Foto por Gabriel Y. Soto Rivera

Leonardo Fermaint Román es un joven transexual de 19 años que llegó en agosto del 2018 a la Universidad de Puerto Rico en Arecibo (UPRA) a educar y crear consciencia sobre la comunidad LGBTTQ. Tal vez ese no era su propósito inicial, pero su llegada a UPRA dio mucho de qué hablar y su presencia desde entonces, se ha hecho notar.

“Algunos me llaman la chica que se cree chico”

Sesión fotográfica realizada por Gabriel Y. Soto Rivera

Leonardo Fermaint es estudiante de traslado de la Universidad de Puerto Rico en Utuado y ahora cursa su primer año de Comunicaciones en UPRA. El semestre pasado organizó y moderó el primer Foro sobre la Transexualidad como parte de la agenda de eventos de la asociación estudiantil Tinta Digital. Leonardo cree que la clave de la inclusión y el rechazo de la homofobia recae precisamente en la educación.

Según un artículo publicado en el 2016 en El Nuevo Día, el 52% de la comunidad LGBTTQ en Puerto Rico ha sido discriminada en algún momento de su vida debido a su orientación sexual.

 “Aunque no lo creas, para yo llegar a lo que es admitir que soy Leonardo, me tomó un montón de tiempo”

Su familia es una muy estricta y religiosa. Había muchas reglas a las que yo me debía atener, desde pequeño yo siempre quería complacer a mis padres en todo… esos dos factores me detenían”.

Desde su infancia Leonardo sufrió de baja autoestima. «Sentía que nada estaba bien, pero yo no sabía qué era (lo que me pasaba). Estuve en un estado de confusión toda mi niñez”.

Al llegar a la escuela superior se intensifica su confusión y curiosidad por lo que siente. No es hasta que se gradúa del grado 12, que decide admitir y asumir que es transexual. “Llega un momento en que empiezo a conocer mundo… Fui descubriendo estos nuevos términos y ahí fue que llegué a lo que es una persona trans, qué es ser transgénero, lo que es ser transexual.”

En esos tres años, Leonardo se dedicó a estudiar, leer y cuestionarse: ¿Por qué se sentía así? ¿Qué era lo que sentía? “Claro, al principio era como que okey, esto me suena a algo que puede que yo esté sintiendo, pero vamos a cerciorarnos porque yo no quiero ser la decepción de mi familia… ¿Cómo explicarlo? Fue difícil porque me pasé toda la escuela superior pensando: okey, esto me pasa, esto es esto, déjame leer un poco más, déjame asegurarme porque tal vez no es así. Yo no quiero decepcionar a mis padres”.

Leonardo buscaba excusas que lo limitaban y lo alejaban de expresar su identidad abiertamente. No fue hasta el verano del 2017 que con 17 años, se armó de valor para decirle a su madre: “Yo me siento hombre”.

¿Cómo fue su reacción?

«Fue terrible. O sea, no terrible de que mi madre me trató mal. Fue terrible de que fueron tantas emociones encontradas.» Leonardo se encontraba en una actividad de la iglesia, una fogata. «Todo el mundo estaba comiendo malvaviscos… todo el mundo feliz. Yo tenía una ansiedad, yo dije: ¿Cuándo se lo voy a decir a mi madre, ¿cuándo?»

Su progenitora se encontraba en ese moment en su casa cuando desde la iglesia, Leonardo tomó el teléfono y «le he escrito el párrafo más grande en la historia a mi madre». Lo comenta sonriente y describe el tamaño del párrafo con sus dos manos. «

¿Y qué decía?

Era como que… Mami, sé que tú y yo… no nos entendemos mucho. Quiero que sepas que te amo y que lo que te voy a decir no va a ser de tu mejor agrado, pero es la verdad y no te puedo seguir mintiendo. Me siento hombre, quiero hacer estas cosas, me percibo de esta manera. Y parece que no lo expliqué tan perfecto porque de momento dijo: Ah, entiendo, eres lesbiana. Y yo: ¿Qué? ¡No! Ja… ella tuvo esa confusión porque al parecer no me expresé… aunque no sé qué tiene que ver sentirse como hombre con ser lesbiana, pero obviamente es una percepción que muchas personas tienen… Yo le expliqué: No, mami, no, yo me siento como hombre. Yo siento que soy un hombre, yo me percibo de esta manera.

El joven comenta que hay personas que le preguntan: ¿Cómo puedes sentirte hombre si jamás lo has sido? «Cuando las personas trans decimos: Nos sentimos hombre, nos sentimos mujer, nos percibimos de esa manera. Hay tres cosas diferentes que te voy a explicar: el sexo, que es la genitalia con lo que tú naces. (Segundo) tu identidad de género (tercero), tu manera de expresar tu género. La identidad de género es cómo una persona se percibe a sí misma en ese sentido. Obviamente, mi identidad de género no corresponde con mi sexo. «

Yo me percibo cómo Leonardo. La expresión de género es cómo decido vestirme, lo que yo elijo para expresar quien yo soy. Hay muchas personas que también tienen una confusión y quiere ajustarlo todo a un sistema, pero los seres humanos somos tan diversos que eso no puede pasar. Por eso tú me ves por ahí en la universidad con “crop tops” porque a mí me gusta enseñar la barriga y eso a mí no me hace menos hombre que cualquier otro.

(…)

Luego de contarle a su madre, Leonardo esperó unos meses para comentarle a su padre. Su progenitor asiste habitualmente a una iglesia y predica el evangelio. «Mi padre fue el menos que me dio una reacción.» «Todos en la universidad sabían que yo era Leonardo, pero mi papá no.»

La dinámica fue diferente a la de su madre. Decidió redactar con su puño y letra una carta en la que le explicaba cómo se sentía. Su madrastra fue su cómplice, esperó a que Leonardo dejara la casa para entregarle la carta a su padre. El tema no se tocó hasta después de un año.

¿Cómo fue la reacción de tu padre?

«No fue hasta hace una semana que recibí respuesta.» (Digamos) que no se alejó de su hijo, pero evitaba el tema a toda costa. « …con mis padres ha sido un proceso lento, por decirlo así.» Su progenitor aún se niega llamarlo «Leonardo» o «Leo», sino que prefiere llamarlo por su nombre legal: Shaneira.

¿Por qué elegiste el nombre Leonardo?

Cuando cursaba el séptimo grado, mi tía en el día de San Valentín me regaló un peluche de un león. «Lo llamé Leo y fue una manera de proyectar cómo me sentía en él, en el peluche… Proyectaba las emociones que no entendía en él. Yo sigo con ese peluche, sigue guardado en una esquina.» El peluche le sirve de reflexión y le recuerda esos momentos en los que sentía solo.

¿Has considerado operarte?

Sí, lo estoy considerando.

¿A largo o a corto plazo?

Obviamente a largo plazo porque estamos hablando de cambios permanentes, cambios que yo me quiero asesorar que yo crea necesario porque obviamente… si tú sientes algo y vas a la ligera a tomar la decisión, puede que no sea la mejor decisión y es mi cuerpo y es como yo decida expresarme. Eventualmente entenderé si esto es lo que realmente quiero.

A pesar de lo difícil que ha sido el proceso de auto identificación y apertura consigo mismo y con sus seres queridos, Leonardo asegura que lo más importante es estar contento y en paz con uno mismo.

Author: Zahira Jiménez

Estudiante de Comunicaciones en la Universidad de Puerto Rico. Área de énfasis: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *