Por: Paola M. Rodríguez Ramos (paola.rodriguez57@upr.edu)

Truman Capote, conocido como uno de los padres del Nuevo Periodismo, fue un periodista y escritor estadounidense, que desde temprana edad demostró interés por las letras.  Capote dominó la escritura y lectura antes de ingresar a la escuela.  A partir de sus ocho años comenzó a escribir cuentos y con tan solo 17 años formaba parte de la revista The New Yorker.  Es conocido por sus novelas: Otras voces, otros ámbitos (1948), El arpa de hierba (1951), Desayuno en Tiffany’s (1958) y A sangre fría (1966).

A sangre fría

(foto suministrada)

«El pueblo de Holcolmb está en las elevadas llanuras trigueras del oeste de Kansas, una zona solitaria que otros habitantes llaman «allá». Precisamente así comienza A sangre fría, su novela de no ficción más popular.  El texto narra el asesinato en 1959 de la familia Clutter, que residía en Holcomb, Kansas y cómo sus asesinos- seis años después- fueron sentenciados a la pena de muerte. El libro es un intento por penetrar en las mentes criminales de los autores del crimen y por medio de un análisis riguroso de datos, explicar qué los llevó a cometer la masacre.

Para describir minuciosamente este trágico suceso, Capote realizó un trabajo de campo riguroso.  Se encontraba en Nueva York cuando escuchó sobre el caso y rápidamente fue a investigarlo.  Comenzó a recolectar las voces de las personas cercanas a la familia e involucradas en el asesinato, también tomadas de archivos oficiales.  Cabe destacar que A sangre fría se mantuvo durante seis meses en la lista de libros más vendidos y el New York Times lo catalogó como una obra maestra, lo que permitió que para el 1967 la historia fuera llevada a la pantalla grande.

Fue tanto el éxito que brindó paso al género novela no ficción o novela testimonio, lo que permitió que el Nuevo Periodismo se volviera tan conocido y popular durante la década del 60. Dicho género permitía al periodista contar hechos de lo más cercano posible a la realidad, con lujo de detalles y descripciones, diálogos e incongruencias. Algo así como narrar una crónica en la que el periodista-antropólogo tiene una participación directa.

«La búsqueda de la objetividad solo podía alcanzarse mediante una subjetividad bienintencionada», así lo describió Alfredo Bryce Echenique, escritor peruano.  Se trata de mostrar la verdad utilizando recursos y elementos literarios.

Por otra parte, dos más de sus obras más importantes, Desayuno en Tiffany’s y El arpa de hierba, también tuvieron la oportunidad de ser interpretadas en el mundo del cine.

Desayuno en Tiffany’s

(foto suministrada)

Desayuno en Tiffany’s cuenta la historia de la amistad entre un escritor y su vecina, Holly Golightly, ambos residentes de Nueva York.  Tras rechazar una oferta para ser actriz en Hollywood,Golightly, se convierte en una estrella en «la ciudad que nunca duerme».  Era una mujer con una vida llena de excesos, glamour y amantes, sin embargo, carece de dinero y vive de lo que le brindan los hombres con los que sale.  El escritor y la actriz, a pesar de sus diferencias, mantenían una relación estrecha.

El arpa de hierba

(foto suministrada)

En el caso de El arpa de hierba, la historia narrada en poesía nos lleva a un pueblo de Alabama.  Collin Fenwick, el protagonista, vivía con sus dos tías Dolly y Verena ya que sus padres habían muerto.  Collin, Dolly y Catherine- la criada- abandonan su hogar tras una discusión con Verena y se van a vivir a una casa situada en un árbol.  La situación entre las hermanas desatará una trama llena de sucesos entretenidos y otros un tanto melancólicos.

Otras voces, otros ámbitos

(foto suministrada)

Por otro lado, Otras voces, otros ámbitos fue su primera novela publicada, la cual se mantuvo durante nueve semanas como bestseller.  La historia relata la vida de Joel Harrison Knox, un adolescente que vivía en Nueva Orleans y cuando su madre falleció fue en busca de su padre el cual no había tenido la oportunidad de conocer con anterioridad.  Se trata de un joven que intenta encontrar su identidad, pero se topa con una casa y sus habitantes un tanto misteriosos y extraños. 

El deceso del periodista

(foto suministrada)

Capote era conocido por tener una vida social activa junto a celebridades de Hollywood.  Justamente su deceso ocurrió en la mañana del sábado 25 de agosto de 1984, cuando Joanne Carson, ex esposa del presentador de televisión Johnny Carson, fue a despertarlo para pasar un rato en la piscina. Lo encontró muerto.  La autopsia reveló que falleció a causa de una enfermedad hepática y de flebitis.  Además, contribuyó a la muerte el uso de fármacos para aliviar los dolores hepáticos. Sin embargo, los rumores aseguraban que había sido por una sobredosis ya que enfrentaba problemas de alcoholismo y drogadicción.

Sin duda alguna, el periodista marcó la historia del periodismo con estas grandes obras.  Escribía de una manera sencilla, precisa, pero siempre utilizando los detalles con lo que logra atrapar la atención de los lectores.  Su pasión a la hora de redactar es lo que lo ha llevado a ser considerado uno de los pioneros del Nuevo Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *