Terapias que marcan

Tratamientos de reorientación sexual similares a estos se llevan a cabo en la isla desde 1930.

Actualmente, en Puerto Rico se debate acerca de las llamadas terapias de conversión, las cuales buscan cambiar o “corregir” la conducta y orientación sexual de una persona homosexual.

Varios son los testimonios revelados a fuentes como El Vocero, medio que realizó entrevistas a víctimas de dichos tratamientos como es el caso de Justin Jesús Santiago, Alejandro Santiago y Cariluz López. Ahora bien, ¿acaso no se practicaban dichas terapias en el pasado? ¿cómo éstas afectan física y emocionalmente a un individuo?

Muchas son las investigaciones sobre este tipo de tratamiento a nivel mundial y en la isla. Tras el proyecto de ley encabezado principalmente por la senadora Zoe Laboy, el senador Eduardo Bathia, entre otros miembros del gobierno, buscan la prohibición de dichas terapias en Puerto Rico. Desafortunadamente, este proyecto fue aprobado en el Senado, pero fue colgado en Cámara y aún en el presente se sigue debatiendo desde todos sus puntos de vista.

“La ausencia de datos numéricos y categóricos que puedan ilustrar cómo se manifiesta el fenómeno de las llamadas terapias de conversión en Puerto Rico dificulta la manera en que el gobierno puede impulsar cambios en su política pública para atajar esta práctica no avalada por la ciencia.”

Estas fueron las expresiones dadas al periódico El Vocero por el funcionario Luis Valentín quien funge como director ejecutivo del Consejo Asesor de la comunidad LGBTTQ+ (Lesbianas, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual) de La Fortaleza cuando se le cuestionó sobre dicho tema.

Además, también recalcó a dicha fuente que es muy poco probable que existan estadísticas exactas y precisas sobre estos temas en la isla que documenten cuan frecuente suceden estos casos, ya que las víctimas tienen miedo a ser perseguidas o discriminadas, según comentó.

En terminos históricos, según la página web Psicología y Mente “la terapia de conversión sexual es una práctica pseudocientífica, es decir, que afirma de forma engañosa que sus planteamientos se basan en la investigación.”

Hablamos de una “práctica” que no tiene ningún fundamento válido aprobado científicamente que muestre su efectividad mucho más allá de reprensiones y exorcismos religiosos, sometimientos a electroshocks y hasta lobotomía (todo esto desde sus inicios.)

A partir de los años 60, las llamadas terapias de conversión o de reorientación tomaron auge luego de que en 1935 el neurólogo de descendencia checa Sigmund Freud contestara la carta de una mujer quien pedía que se tratara la homosexualidad de su hijo.

Cabe mencionar, que la palabra “terapia” se define como “la rama de la medicina enfocada a enseñar a tratar diversas enfermedades y a afrontar el tratamiento en sí mismo». Esto según el sitio en línea Definiciones.DE. Entonces, ¿es considerada la homosexualidad una enfermedad?

Entre 1990 – 1991, la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales, aunque para el año 1973 ya había dejado de serlo en los Estados Unidos de América. La situación es incluso más crasa para los 27 países donde la homosexualidad es considerada ilegal.

Quiérase decir, que se está tratando “terapéuticamente” algo que no es considerado ningún tipo de enfermedad y además de eso, no tiene base ni fundamento en el círculo científico.

Una historia por contar


Arte comprado por Alejandro Santiago

Alejandro Santiago Calderón, actual educador en salud preventiva fue sometido a dichas terapias hace alrededor de seis años atrás (2013-2014) en una iglesia cristiana protestante.

«Recuerdo cuando en la plaza pública de una comunidad me expusieron como todo un espectáculo de circo y el evangelista dijo: ‘El demonio de la homosexualidad se acerca’ (haciendo referencia a mí).»

Aunque fue un proceso sumamente arduo y traumático que lo llevó pensar en privarse de la vida frente a un altar, hoy día se destaca como profesional de la salud. A continuación su historia.

¿Cómo influye la psicología?

Luis F. Laracuente, psicólogo

Tras una entrevista realizada al psicólogo y doctor Luis F. Laracuente, éste destaca que desde su punto de vista como psicólogo existen pacientes que llegan a su consultorio y no necesariamente buscan cambiar su orientación sexual, sino un desahogo. A su vez, Laracuente hace énfasis en lo peligroso que son dichas terapias y lo delicado del tema en la palestra pública.

“No es fácil expresarle a tus familiares que tú tienes un sentir distinto y un querer distinto. Y eso, es lo que a mí me mueve a venir aquí y a estar en donde sea necesario, planteando públicamente que esto es terrible para la comunidad”, dijo.

La iglesia y su posición

Foto suministrada

Desde que se tiene uso de razón, la religión siempre ha sido una base fundamental en el desarrollo del hombre tanto individual como colectivamente.

Tanto es así, que incluso una de las teorías más cruciales sobre la fundación del mundo, se basa en que un ser supremo (Dios) fue el creador inicial de todo lo que existe.

Sin embargo, cuando se habla de la humanidad, es debatible su creación y desarrollo. Independientemente de cómo haya sido, ¿qué pasa cuando se quiere cambiar la esencia natural del ser humano?

Tras la publicación de una noticia por el líder evangélico René Pereira Morales en la página web Puerto Rico por la familia, el pasado 21 de marzo de 2019, el dirigente religioso expuso su sentir conforme a la posición de la iglesia entrono a los tratamientos de terapias reparativas en la isla.

Pereira habló de cómo el grupo de creyentes “no se quedará de brazos cruzados” ante lo que ellos consideran una violación a su libertad religiosa y a la licencia que éstos poseen de enseñar y aplicar su religión.

Aquí la nota: https://prporlafamilia.com/category/terapia-de-conversion/

¿Leyes, ética, moral?

Pancarta realizado para una manifestación en Madrid en protesta, siendo uno de los asuntos las terapias de conversión.
 

En una entrevista realizada a la abogada y experta Adriana Gutierrez, la misma expone su punto de vista desde un ámbito profesional y aclara lo que actualmente está aconteciendo en torno a las controversiales terapias de conversión desde una perspectiva legal.

«Si uno ve estas excepciones tan amplias, vemos que prácticamente dejan sin efecto la regla general que es la prohibición.»

El pasado 27 de marzo de 2019, Ricardo Rosselló gobernador de Puerto Rico afirmó que prohibiría las terapias de conversión. Según publicó el diario El Nuevo Día:

“El mandatario indicó que con la orden ejecutiva se está obligando a que el Departamento de Salud y la Administración de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA) al administrar los procesos de licencias exijan una certificación de que no realizan este tipo de terapias que buscan forzar a personas a una identidad sexual que no profesan.”

La prohibición era una de las propuestas incluidas antes de que Rosselló asumiera la gobernación.

Como solución a dicho conflicto, la educación funge como parte principal. Muchos son los conglomerados tanto en Puerto Rico como alrededor del mundo donde se levanta la voz para combatir la homofobia y hacer la diferencia fomentando el amor y la inclusión.

Cosas como éstas se han visto tanto en la participación de mujeres transgénero en los certámenes de belleza y de igual forma charlas educativas de distintos temas que aquejan a la sociedad, entre otros.

“No se trata de tener derecho a ser iguales, sino de tener igual derecho a ser diferentes.” -Anónimo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *