Por Dereck J. Ruiz Colón (dereck.ruiz@upr.edu)

Descubrir el telón rojo y adentrarte en la utopía perfecta donde solo artistas como ella saben desplazarse con pasión. Provocar metamorfosis en su pelo rojizo alterando su voz que se proyecta en cada esquina como una identidad perdida entre dos mundos… eso y mucho más es el teatro para ella.

“Siempre tienes que cargar con ese baúl de recuerdos y experiencias. Mientras más interesante y atrevida sea la vida de un artista, más oportunidades tiene de llegar al corazón del publico utilizando su baúl de recuerdos; eso es lo que hace creíble una actuación”

Ese es el primer consejo que Surhail Navarro les regala a sus estudiantes de teatro cada año. Sue es una profesora de teatro, empresaria y fundadora de las compañías Teatropía y SN Theater Company. Una emprendedora actriz y tallerista excepcional que dedica su vida a jóvenes artistas que en la actualidad se encuentran en la palestra.

Navarro parece una estudiante más, tanto física como emocionalmente. Se destaca por su personalidad extravagante y su esencia dramática. Al platicar sobre su amor por el teatro, se aprecia como su mirada se pierde en otra dimensión y logra traducir su visión como un poema shakespeariano. Descubres que las tablas son su elixir y su razón de vida.

«En mi niñez y adolescencia siempre estuve involucrada en actividades que requerían una personalidad extrovertida. Participaba en declamación, oratoria, pequeñas obras, e incluso me llamaban para ser maestra de ceremonia. En la universidad comencé a participar en el teatro rodante e incluso en producciones del gran Dean Sayas. Cada tarde me sentaba a ver los ensayos de las producciones del profesor y me dije que algún día produciría las obras que tanto visitaba»

Actualmente Surhail comparte su pasión por el teatro a jóvenes que tienen la oportunidad de ingresar a la Escuela Especializada en Bellas Artes Ernesto Ramos Antonini de Mayagüez (Libre de Música). El Laboratorio del actor, como curiosamente llama a su salón, se convierte en la primera etapa de auto descubrimiento. Luces tenues, un pequeño escenario, utilería antigua y una acústica increíble acompañan al estudiante en etapa “rompe hielo”.

«Mi motivación para convertirme en educadora fue mi madre quien también fue maestra y directora. También el convertirme en madre me motivó a continuar luchando por una educación sana para mis tres hijos. Educándolos bajo el arte y el teatro desarrollaron su propia pasión por el canto, el piano y el mismo teatro»

La empresaria piensa que un factor importante para el actor es la auto confianza, a través de esta son capaces de utilizar las tres herramientas principales de cualquier actor: su cuerpo, su voz y su imaginación. Perder el miedo al que podrán decir se convierte en clave para el progreso del artista en las clases de la profesora Navarro.

“La improvisación es tremendo juego para desarrollar esas mentecitas, si no sabes hacer el ridículo frente a todos, deberías reconsiderar tus alternativas. Aquí no es lugar para estrellas, nuestro trabajo es entretener y disfrutarnos el momento. Pienso que lanzarlos sin libreto ninguno es un reto, pero si puedes improvisar, podrías salvar toda una producción”.

En un momento de su vida Surhail se sintió atrapada entre las cuatro paredes de su amada escuela. Por eso toma la decisión de convocar ex alumnos y crear lo que al comienzo fue en escape y culminó como uno de sus más grandes proyectos de vida. La fundación de la organización Tetropia tenía como objetivo brindarles una plataforma a aquellos ex alumnos que habían perdido las oportunidades de actuar una vez graduados de su escuela.


Foto suministrada: Facebook Sue Navarro.

Surhail condujo Teatropia al teatro infantil y experimental visitando escuelas, residenciales y comunidades marginadas ofreciendo sus servicios de forma gratuita. Aquí la actriz demostró su interés en la sociedad, comportándose de manera cívica y desarrollando el liderazgo a sus ex alumnos que la observan como ejemplo a seguir.

“El error de muchos es que ven el teatro como un negocio. A pesar de que los artistas comemos, también tenemos un compromiso con la comunidad”.


Foto suministrada: Facebook Sue Navarro.

Después del huracán María, Teatropia queda destruído, pero a solo unos meses de la tragedia el grupo se reencuentra y decide tomar acción. En solo unas semanas surge la producción de “Cecilia visita Puerto Rico”, una pequeña obra que terminaría visitando escuelas para matizar el impacto del huracán en la vida de los niños. Mas allá del arduo trabajo, Surhail logra dibujar una sonrisa a muchos niños que habían perdido sus hogares y aún no habían recibido las ayudas necesarias.

“La vida continua y mis nenes también tienen sus metas. Así que decidí irme solita y me aventuré”

Al encontrase sola, surge SN Theater, el nombre que utilizaría para brindar sus talleres a comunidades marginadas, pero esta vez por su cuenta. Se enfocó en las comunidades infantiles inculcando la importancia de la lectura y el desarrollo de la creatividad junto al pensamiento crítico. Desarrolló técnicas de aprendizaje de lectura para padres que buscan un mejoramiento en la educación de sus hijos. Esta etapa como tallerista a la comunidad infantil la llevo a lo que se convertiría en su segundo trabajo y pasión, el Colegio Mil Mascaras para niños.


Foto suministrada: Facebook Sue Navarro.

“Poder moldear a esos chiquitines es un reto, pero en el futuro serán las próximos teatreros de Puerto Rico. Ese es mi deber en la vida, educar la pasión que tanto me llena. Se siente tan bien cuando mis ex alumnos me invitan a ver sus producciones sabiendo que fui yo la primera en decir proyecta”

Dereck Ruiz

Author: Dereck Ruiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *