Texto y fotografías por: Dadsani Rodríguez Bonilla (dadsani.rodriguez@upr.edu)

El Departamento Atlético de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo (UPRA) ha perdido 16.2% atletas a causa de los recortes a las exenciones de matrícula que estableció la Universidad de Puerto Rico en el año cursante.

Recortes y consecuencias para el Departamento Atlético

A principios del primer semestre académico del año, el sistema UPR aplicó los recortes a las exenciones de matrículas de atletas, participantes del Coro y la Tuna, estudiantes de honor y los hijos de empleados.

Según el artículo Siguen los aumentos y recortes en la UPR, los recortes a las exenciones generarían un ahorro de $6 millones de dólares.

“Las medidas están incluidas en el plan fiscal revisado que la Junta de Gobierno de la UPR le presentó a la JSF para cumplir con los recortes millonarios exigidos y el pago de la deuda”.


Según Alexieyi Rivera, director del Departamento Atlético, actualmente el Departamento cuenta con una matrícula aproximada de 150 atletas. Sin embargo, el semestre pasado eran 179 atletas. Todos los semestres pierden jóvenes atletas por falta de incentivos y motivación dadas las circunstancias.

“Estamos identificando otros tipos de ayudas económicas de fondo para poder ayudar a todos los atletas que están representando a la Universidad de Puerto Rico en Arecibo. La idea y el concepto es que no se nos quede nadie afuera”, informó Rivera.

Onceno protesta con la camisa al revés en los partidos ante los recortes a las exenciones de matrícula

Además de la eliminación de disciplinas deportivas en el Departamento Atlético por la situación de los recortes y la baja matrícula, la cantidad de atletas participantes en la alineación de los varsities ha disminuido.

En béisbol, por ejemplo, la alineación se componía de 23 atletas y se redujo a 21; mientras que en baloncesto y voleibol de 15 ahora son 12. Por otro lado, los atletas de lucha olímpica tienen que entrenar y participar en las actividades de judo, lo que fragmenta aún más el tiempo de práctica y estudio de dichos atletas.

De no ejercer ambos deportes, el judo sería el próximo en la lista en ser eliminado del UPRA.

Debido a la falta de fondos en el Departamento Atlético, desde este semestre cada atleta también se ve obligado a pagar su propio uniforme y accesorios. Un uniforme de baloncesto, por ejemplo, puede sobrepasar los $900 dólares.

En el caso del béisbol los costos pueden ser mayores. Si se cuentan solamente las gorras, las camisetas de práctica y otra de juego, pueden superar los $2,000, para un aproximado de 20 atletas. Este precio no incluye el restante del uniforme y accesorios como los “spikes” (zapatos especiales), pantalones, guantes, casco, bates y pelotas de beisbol.

Pobreza y desmotivación abunda entre los atletas de la Universidad

Mientras algunos atletas pueden aguantar el golpe económico más fácilmente, a otros se les dificulta. La baloncelista Karol E. Morales Tavarez, quien cursa su segundo año en Administración de Empresas, concentración en Mercadeo, es una de las atletas afectadas por los recientes recortes.

“Por ahora mi familia no se encuentra en los mejores momentos (económicamente hablando). Si la Beca Pell no me hubiese cubierto los gastos, pues yo no hubiese podido estudiar y costear todos los gastos”, expresó Morales. La atleta también informó a este medio que actualmente paga hospedaje y el poco dinero restante debe rendirlo al máximo para sustentar sus gastos.

Karol E. Morales, actual capitana del equipo de baloncesto en UPRA

“No todos tenemos la oportunidad, no todos tenemos el dinero y también que con ese dinero, uno podía sufragar gastos como gasolina y comida. Al no tener ese dinero ahora hay que buscar trabajo, que eso es tiempo que te quita de estudio y tiempo que te quita de entrenamiento”, Karol Morales.

Por otro lado, Jaime N. Cruz Diaz, se encuentra cursando su tercer año en Administración de Empresas, concentración en Contabilidad y es capitán del equipo béisbol. Confesó que, al no poder costear sus matrículas,
los atletas terminan dándose de baja de la universidad.

Jaime Noel Cruz, capitán del equipo de béisbol en UPRA


“Es un sacrificio que uno hace, que uno quisiera recibir ese mérito, ese incentivo, porque uno está sacrificando la vida día a día- los estudios principalmente. Sinceramente, no es nada fácil mantener los estudios con los deportes a la par por unas buenas notas y el promedio que nos exigen”, Jaime Cruz

¿Entrenar? “¿pa’ que?”, así le contestaban las compañeras a Karol cuando las invitaba a encestar balones, practicar, o hacer ejercicios por lo menos dos días a la semana. Por un momento, la desmotivación ciega las metas de cada atleta, preguntándose así misma si vale la pena seguir ocupando su tiempo en la cancha a cambio de nada.

“Realmente es bien difícil tú como jugadora, mantener a tu equipo enfocado en las metas que había desde el principio. Y tras pasar lo de las ayudas y con los recientes recortes, no es fácil decirles: Vamos a practicar con ganas. Hacer las cosas como se deben hacer para seguir progresando y no ir en decadencia porque es tan difícil que tú te estés esmerando por progresar cada día y que te exijan tanto”, Karol Morales

¿Pero por qué no se quitan?

Adquirir el equipo necesario, comprar uniformes, entrenar por par de horas durante la semana, prácticas grupales, hacer todo lo posible para dedicarle tiempo al deporte y pertenecer al equipo, obteniendo poco o casi nada a cambio. Si acaso, el incentivo obtenido son más horas de experiencia para beneficio personal.

“A mí, la pasión y el amor, a mí me encanta jugar, yo llego aquí (a la Universidad), y yo quiero jugar, practicar, llega el día del juego y entrego excusas a los profesores. Acho de verdad a uno le gusta jugar, y más representar, uno de por sí que le gusta jugar imagínate representar la Universidad de nosotros, alma mater, es algo grande y emocionante”, expresó el capitán del equipo de béisbol, a quien apodan Noel.

Llenos de pasión, los atletas sacrifican de su tiempo para ejercer el deporte de su elección que, desde jóvenes esperaban con ansias representar a algún equipo atlético.

“No hay cosa más bonita que tú puedas sentir en cada juego, tu literalmente te transportas en cada juego, lo que quieres es dar el máximo en cada partido. Incluso a mí me paso esa (lesión ACL) de la rodilla y cualquiera diría: “¿Pero por qué tú no te quitas? Tu no vas a volver a ser igual.” y no me importa eso, yo tengo ya mi enfoque y quiero seguir jugando. Si puedo seguir pues claro que voy a seguir, si literalmente es una pasión que llevo por el baloncesto.” – Karol Morales

Nace un nuevo modelo de ayudas económicas para estudiantes con bajo recursos económicos

Luego de decretar los recortes a las exenciones de matrículas, la UPR facilitó una ayuda económica de $40.3 millones a universitarios que soliciten la Beca Pell y cuyos ingresos familiares sea menor de $100,000 dólares.

“En una comunicación escrita, el presidente de la UPR, Jorge Haddock Acevedo, añadió que los estudiantes elegibles a recibir matrícula de honor, atletas, artistas de conjuntos musicales y teatro podrán recibir una beca adicional de hasta $1,600”, Adriana de Jesús Salamán, periodista de Noticel.


UPR devela cambios a las exenciones de matrículas

En UPRA, Karol es una de las atletas que recibió elegibilidad para la ayuda económica. Informó que no todas las atletas en su equipo fueron elegidas para el nuevo modelo de beca, algunas obtienen la ayuda legislativa y pocas la de honor.

No obstante, la UPR cuenta con fondos millonarios para sustentar la deficiencia económica que fluctúa en la comunidad universitaria. Pero esos fondos no son infinitos, llegará un tiempo cuando se agoten y los estudiantes vuelvan a enfrentarse con la realidad de su situación económica, no poder estudiar por falta de ingresos.

Referencias:
Siguen los aumentos y recortes en la UPR
UPR devela cambios a las exenciones de matrículas



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *