Andrea Marrero Medina (andrea.marrero2@upr.edu)

Ante la crisis económica que vive Puerto Rico, el pueblo se ha visto obligado a buscar otras alternativas para poder sustentarse. Desde el 2013, los negocios locales se han visto como una de las alternativas más populares.

En el año 2005 fue la última vez en que la economía tuvo un porcentaje de crecimiento significativo, alrededor de un 1.9%. Luego del 2006 y que las empresas multinacionales se les permitiera no pagar las contribuciones federales (sección 936), la economía fue en decrecimiento llegando a tener un -3.8% en 2009.

Desde entonces, los puertorriqueños han tenido que buscar más opciones, ya que esto ha causado que el nivel de desempleo vaya en aumento. Desde el 2013, con los famosos quioscos de limonadas, los cafés y los foodtrucks, hemos visto cómo el empresarismo se transforma en una opción para salir de la crisis.

(Tasa de participación laboral: Definida como las personas que están aptas para trabajar, de 16 años en adelante) Fuente: Junta de Planificación, 2017
(Taza de empleo total) Fuente: Junta de Planificación, 2017

Nueva alternativa

Muchos jóvenes trabajan por un salario mínimo, sin embargo, dadas estas circunstancias tienen que buscar un ingreso adicional. “La realidad es que con $7.25 la hora y 40 horas semanales, no se puede vivir. Nos vemos obligados a encontrar otras fuentes de ingresos.” Así comentó Ángel Cortés, quien posee una maestría en Recursos Humanos.

La mediana de ingresos por hogar reportada en el 2015 fue de $18,626. En comparación con el estado mas pobre de los Estados Unidos, Missisipi,  hay una diferencia de casi $18,000.

Otros, teniendo en mente la situación económica del país, han optado por empezar sus negocios tan pronto terminan su carrera universitaria. Este es el caso de la joven Kamille González González que, con 22 años y graduada del sistema UPR con un bachillerato en Contabilidad y Mercadeo, ha decidido dar comienzo a su negocio de postres, Endulzaito by KP.

“Esta idea nace luego de haber tomado cursos en la universidad (empresarismo) y además de que siempre me ha gustado hacer postres”.

Fomento por parte del gobierno

En el 2014 se creo un programa de fomentación empresarial de parte del gobierno de Puerto Rico llamado Emprende Puerto Rico, encargado de ofrecer asesoría legal y económica a personas interesadas en comenzar una carrera empresarial.

Además de esta oportunidad que ofrece el gobierno existe también una fundación llamada Casa Sin Fronteras, Inc. y dentro de los servicios que ofrece, ofrecer un curso de Incubadora de Semillas que prepara a los futuros comerciantes con toda la información que se necesita.

Por otro lado, en 2019 Orlando Bravo, fundador de la Fundación Familia Bravo decide aportar $100 millones de dólares a su fundación con el fin de “promover las iniciativas empresariales y el desarrollo económico”.

Según un articulo publicado por El Vocero, Bravo comparte: «Queremos promover el espíritu empresarial en las personas, en particular en la costa oeste de Puerto Rico, donde me crie. Veo el talento innato, las habilidades y la vitalidad de tanta gente joven sedienta de oportunidades que se ve frenada por la pobreza y fuerzas macroeconómicas debilitantes».

Falta mucho por aprender

A pesar del crecimiento que ha surgido como incentivo de la economía local, Puerto Rico sigue siendo uno de los países con la taza de empresarismo más baja. “A nosotros nos educan para ser empleados, no para ser empresarios”. Así comentó Cortes sobre la falta de educación que tiene el puertorriqueño en cuanto a esto.

Aunque en estos momentos trabaja como contable en la empresa Hewlett-Packard, mejor conocida como HP en Aguadilla, González quisiera poder en algún momento trabajar al cien porciento en su empresa e incluso tener su propio negocio en un local o un foodtruck.

¿Qué se necesita para comenzar una empresa?

Algunos datos que tienen que tener en mente las personas que quieren hacer su empresa son los siguientes:

“El mejor consejo que le puedo dar a alguien que tiene el deseo de hacer su propio negocio es que simplemente lo haga, que se atreva” cometa el experto en recursos humanos quien también tiene una certificación en el Modelo de Incubadora de Microempresas comunitarias y solidarias (iMECS).

Author: Andrea Marrero

One thought on “Alternativa innovadora ante la crisis”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *