La historia detrás de la doctora del ‘task force’

Por: Yorlennis Vega (yorlennis.vega@upr.edu)

Elba Díaz Toro es profesional en el área de la salud dental y se ha especializado en áreas como prostodoncia, odontología oncológica y prevención del uso de tabaco, entre otras ramas de la salud que la han llevado a ser parte del task force del gobierno de Puerto Rico ante la situación de la pandemia del COVID-19.

COVID-19

Lo más que le impacta de la emergencia del COVID-19 es que es sinónimo de muertes si no se hacen las cosas bien. El objetivo del task force es evitar los decesos, o procurar que sean los menos posibles. La catedrática y directora del Departamento de Ciencias Restaurativas en la Escuela de Medicina Dental de la Universidad de Puerto Rico (EMD-UPR), considera que es muy serio que las personas todavía no entiendan la gravedad del asunto. La clave recae en sacrificar ciertas actividades para preservar la vida y poder disfrutar eventualmente, de lo que hoy se está perdiendo.

La Dra. Díaz menciona que es clave tener disciplina y que en su caso, se encuentra aislada temporalmente de sus dos hijas y padres porque entiende que por su trabajo pudiera ser un foco de infecciones y no quisiera contaminarlos.

“Hay que tener carácter y fuerza para afrontar que nos tocó vivir esto y que vamos a superarlo” añadió.

Dra. Elba Díaz Toro forma parte del task force del gobierno de Puerto Rico ante el COVID-19.
(Foto suministrada)

Nacida y criada en Arecibo, en este municipio fue donde pasó la mayor parte de su niñez con las monjas de la Sagrada Familia. Estudió hasta duodécimo grado en el Colegio San Felipe, años en los que se destacó por ser deportista, bailarina de ballet clásico, modelo y girl scout. Considera que esta combinación de deportes y artes fue una base para tener una disciplina y desarrollar el multitasking, destreza que hoy día es necesaria para la labor que realiza.

Antes de llegar a la universidad Díaz ya sabía que le gustaban las ciencias, pero también bailar ballet. Recuerda que, gracias a un campamento de verano de baile, pudo probar si aquello que le “llenaba el espíritu” y que le había ayudado a formar su carácter, era lo que quería hacer el resto de su vida.

Al acercarse la vida universitaria se interesó en la química y fue aceptada al Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico. Lo más que llamaba su atención era la investigación, ya que la hacía sentirse constantemente retada. Confesó haberse sentido asustada en un principio, pero decidió optar eventualmente por la ciencia porque siempre tienen un enigma.

Durante sus años de estudios universitarios fue clave contar con un grupo de amistades del colegio donde estudió, pues compartían desde pequeños muchas memorias y se acompañaban lejos de casa. Antes de graduarse de bachillerato solicitó trabajo en una farmacéutica en Carolina, en la cual trabajó hasta un año luego de su graduación. Esta experiencia le sirvió para darse cuenta de que no le gustaba ser química y que se había equivocado de profesión.

Al sucederle esto determina comenzar sus estudios en odontología, gracias a una experiencia con unas amigas de high school que solían hacer muchos sleeps over y eran hijas de un dentista que las llevaba a su oficina. A ella le encantaba pasar las tardes allí aprendiendo de la profesión.

Desde entonces ha trabajado propuestas en el Centro Comprensivo de Cáncer, que dirigió desde el 2012 al 2016. Cuenta con un Certificado en Odontología Oncológica de MD Anderson Cancer Center-UT (2005) y una Maestría en Salud Pública de la Escuela Graduada de Salud Pública, UPR (2010). Fue presidenta del Colegio de Cirujanos Dentistas de Puerto Rico del 2018 al 2019. Y actualmente trabaja en el centro de cáncer para finalizar la Clínica de odontología oncológica.

Una de las experiencias que le ha marcado siendo doctora fue atender a dos jóvenes que eran parte del ejército, que llegaron a ella porque querían realizarse un blanqueamiento en los dientes. Al realizar los exámenes que suele hacer a todos los pacientes, le diagnostica a los dos pacientes cáncer en la boca.  Ambos casos no fueron paralelos, pero fue una situación chocante para ella porque no podía creer que estaba al final del camino, cuando las personas ya tenían daños y su responsabilidad era rehabilitarlos.

“Eso marcó mi vida … me hizo pensar y cambiar”. Es por eso que se da la tarea de verificar la ley y a cuestionarse por qué la gente fuma. De ahí nace la Ley anti tabaco en Puerto Rico. De igual forma, se crea la Coalición de control de tabaco. Debido a esa situación prefirió sentarse y hacer un gran proyecto que impactara a un gran público y evitara que los puertorriqueños llegasen a tener un problema de salud.

Como profesora en el Departamento de Ciencias Restaurativas (EMD-UPR) les aconseja a sus estudiantes desde el inicio, que el día que ellos piensen que no pueden levantarse temprano en la mañana y estar felices que van a hacer lo que les apasiona, cambien de profesión. Y cuando ya están por graduarse les recalca: “cuando ya tú creas que lo tienes todo perfecto en la boca del paciente y que esa plata quedó espectacular, vuelve, mírala y dedícale cinco minutos más, siempre vas a encontrar algo que puedas hacer mejor”. Además, lo mismo les aconseja aplicar para todas las situaciones que puedan presentarse en la vida.

Yorlennis Vega

Author: Yorlennis Vega

Un comentario sobre “La historia detrás de la doctora del ‘task force’”

  1. Excelente entrevista!
    Admirable el desempeño de la Dra. Díaz.
    Ese último pensamiento de su parte llega al Corazón… «Cuando creas que ya todo está perfecto vuelve a mirar atrás… Siempre existe algo que se puede hacer mejor» ???
    Felicitaciones Yorlenis, excelente entrevista!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *