Impacto del COVID impone una nueva realidad para empleados de la banca

Por: Jankarlos Matias (jankarlos.matias@upr.edu)

El ámbito laboral ha sido uno de los aspectos más afectados a raíz de la pandemia del COVID-19 en Puerto Rico. Para muchos empleados, su experiencia laboral se ha visto trastocada causando un giro de casi 180 grados que les ha afectado su proceso de adaptación a esta nueva normalidad impuesta.

Uno de los centros de trabajo donde la pandemia ha tornado lo atípico en típico, es la Cooperativa de Ahorro y Crédito de Isabela, localizada al lado de la plaza Manuel Corchada y Juarbe y cuya historia en el pueblo comprende 66 años.

Los empleados de la Cooperativa han tenido que enfrentarse a nuevas dificultades en su trabajo, que incluyen:  acostumbrarse a las nuevas medidas de protección implementadas, trabajar con el tiempo perdido a causa del proceso de desinfección del área de trabajo, la dificultad de trabajar con personas que no dominan la tecnología y el mayor flujo de trabajo ocasionado por esta pandemia.

José Barreto, oficial de hipoteca con 20 años en la cooperativa, contó que su experiencia laboral “ha sido una muy diferente a lo que regularmente acostumbro”.

También contó que la necesidad de desinfectar el área de trabajo constantemente, le “resta tiempo de las tareas”. Según Barreto, el flujo de llamadas telefónicas ha “incrementado drásticamente” y tener que atender ese aumento de llamadas, se ha tornado complicado con el uso de las protecciones faciales requeridas; algo que dificulta la comunicación entre empleado y cliente, al no entenderse lo que se dice fácilmente.

Para atender a los clientes(llamados socios, por la Cooperativa), se habilitó una habitación pequeña, en la área de hipoteca, donde se atienden a los socios por cita previa.

Desde que comenzó la pandemia en marzo, se han implementado varias medidas preventivas para detener el paso del COVID-19 en la Cooperativa.

Estas medidas incluyen:

  • tomar la temperatura de todos los empleados y visitantes
  • entregar alcohol, guantes, desinfectante y mascarillas a los empleados
  • el distanciamiento entre empleados
  • la limitación de citas presenciales
  • la desinfección de todas las áreas de trabajo.

Otra oficial de Hipoteca, Miriam Matias, expresó que su experiencia “ha sido una en la cual me he tenido que adaptar a los cambios; ya que desde el comienzo de la pandemia surgieron nuevas medidas y protocolos desde el momento de entrar a las facilidades.”

Matías, quien lleva 16 años trabajando en la Cooperativa, tuvo que ser movida a otra oficina, compartida con Roberto Camacho, un piso abajo, para cumplir con los requisitos del distanciamiento social.

Miriam Matias relató las dificultades que ha enfrentado ante la nueva realidad laboral impuesta por el COVID-19.

En el pasado, Matías había cambiado de oficina tres veces, sin embargo, en las otras ocasiones habían sido debido a aumento de puesto, mientras que esta fue debido a las medidas de distanciamiento de empleados impuestas por la cooperativa.

El cambio a una oficina alejada del área de hipoteca ha dificultado su trabajo, ya que ahora tiene que depender en sus compañeros de trabajos, debido a las restricciones a la entrada a esa área. Esto ha sido complicado por el aumento en el volumen de trabajo.

“Para poder buscar un expediente en los archivos, tengo que solicitar ayuda de los compañeros (para que) lo dejen en (el) área designada para esos fines o pedir autorización para entrar a dicha área. Entiendo el proceso y estoy de acuerdo con los cambios ya que es por la seguridad de todos”, expresó Miriam.

Por otra parte, Roberto Camacho, oficial de hipoteca que también lleva 16 años en la Cooperativa, comentó sobre las dificultades que enfrenta al trabajar mayormente remoto, es decir mediante teléfono o correo electrónico, con los socios. Camacho relata que se pierde mucho tiempo al tener que buscar ayuda de sus familiares o amigos.

Además, junto con los demás empleados, se enfrenta a personas que no cuentan con correo electrónico o con el acceso a la tecnología requerida, dificultando así aún más su interacción con los socios.

El pasillo de la Cooperativa también se habilitó para atender a los clientes presenciales en la Cooperativa.

Sin embargo, este cambio de atender a los socios remotamente no ha disminuido la clientela, sino que ha aumentado el volumen de trabajo “casi al doble”, según Miriam.

Este aumento en el volumen de trabajo ha ocasionado que las horas de trabajo de los empleados aumenten. Miriam, quien anteriormente terminaba su trabajo a las 5 p.m., ahora termina una hora y media más tarde.

A raíz de la pandemia, el flujo de clientes atendidos por el servicio de Autocoop ha aumentado considerablemente. Este servicio permite a los socios realizar transacciones del área de cajas hasta un máximo de $2,000 dólares, desde la seguridad de sus carros.

El presidente ejecutivo de la Cooperativa, Luis Pérez, dice estar haciendo todo lo posible por acomodar a su equipo laboral que se enfrenta a unas nuevas condiciones de trabajo, que incluyen sobre todo mayor flujo de clientes.

El presidente ejecutivo de la Cooperativa se expresó acerca de los nuevos retos que enfrentan sus empleados y los protocolos establecidos por la Cooperativa ante el COVID-19. Foto Suministrada(El Nuevo Día)

“El flujo de transacciones por Autocoop ha aumentado considerablemente, ya que se tuvieron que atender todas las transacciones extraordinarias provocadas por los estímulos federadas, estatales y el desempleo”, enfatizó el Pérez.

Afortunadamente, hasta el momento, ningún empleado ha dado positivo al COVID-19 en la Cooperativa. De suceder, la institución cuenta con un protocolo a seguir en términos de saneamiento estructural. Esto implicaría la realización de pruebas a todos los empleados que hayan tenido algún contacto con el virus.

«Mientras no se produzca ‘lockdown’ total, la Cooperativa se ha adaptado a los procesos de operar con distanciamiento social y protección», declaró el Sr. Pérez

Ante la posibilidad de un cierre total ocasionado por el COVID-19, Pérez manifestó que “tanto la Cooperativa como todo el sistema financiero se afectaría en términos de morosidad de los préstamos, lo cual produciría mayores reservas para préstamos incobrables y de igual forma, al no poderse producir préstamos nuevos, los ingresos de intereses por préstamos se reducirían.”

Jankarlos Matías

Author: Jankarlos Matías

Saludos, soy natural de Isabela y soy estudiante de tercer año de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo. Pertenezco al Departamento de Comunicación Tele-Radial y mis areas de enfasis son Noticias y Produccion y Direccion.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *