Realidad de la educación en-línea en las escuelas públicas

En la Escuela Superior Juan Alejo de Arizmendi en Quebradillas, un grupo de décimo grado consta de 18 estudiantes. De esos, solo 13 de los alumnos poseen internet, mientras que cinco de ellos no tienen, indicó la maestra de salón hogar, Karen M. Arocho Laureano.

Escuela Juan Alejo de Arizmendi en Quebradillas, 1963. (Foto suministrada)

Por: Keisha R. Vera Soto (keisha.vera@upr.edu)

El Departamento de Educación (DE) determinó que 100,412 estudiantes carecen de internet y equipos tecnológicos en sus hogares, requisito indispensable para poder conectarse a sus clases virtuales, dadas las exigencias impuestas por la pandemia del Covid-19 que impiden las reuniones presenciales en los planteles escolares. Ante esta situación los maestros han tenido que otorgar módulos impresos a sus estudiantes ya que el Secretario de Educación, Eligio Hernández, delegó que las mismas escuelas deben suplir las copias. Por su parte, el DE señaló que la gran mayoría de los estudiantes recibirán los módulos impresos directamente de ellos durante el mes de octubre.  

La maestra de historia, Karen M. Arocho Laureano enfatizó que los módulos se proveyeron a través de la Plataforma del DE. Sin embargo, no todas las materias tienen módulos, ya que el DE no los tiene listo en algunas clases. Esto ha ocasionado que algunos maestros estén creando sus propios módulos para cumplir con los criterios.

“Cada maestro determinó las partes del módulo a imprimir para que los padres busquen el material a la escuela. Cada dos o tres semanas llevan las tareas realizadas a la escuela y se le entregan. Esto es porque la cantidad de páginas por módulo es demasiado para entregarle el módulo completo de una vez”, expresó la señora Arocho. 

Por otro lado, los estudiantes que sí tienen acceso a internet forman un corpus de 143,251. Los mismos obtienen la educación a través de la plataforma Microsoft Teams, la cual consta de diferentes plataformas de enseñanza, tales como: Microsoft Forms, Excel, OneNote, Outlook, Word, entre otras. Estas extensiones de educación que ofrece la plataforma tienen la intención de ayudar a que los maestros tengan mayor facilidad de publicar tareas, pruebas cortas y exámenes.

Nuevo medio de enseñanza en línea que utilizan las escuelas públicas (Imagen suministrada)

Para cumplir con las exigencias, cada uno de los maestros ha tenido que crear una cuenta en miescuela.pr para poder tener acceso a Microsoft Teams y a Outlook, que es el correo electrónico de Microsoft. En cambio, a los estudiantes les fue creado por el DE, así como un número de estudiante. 

Durante los meses de mayo a junio, los maestros fueron orientados con diversos talleres de Microsoft para conocer las funcionalidades de las plataformas que poseen. Arocho comentó que no todos asistieron, pero para su beneficio ahora los adiestramientos son ofrecidos todos los viernes. Uno de los problemas principales es que los talleres son muy teóricos y no prácticos, lo cual ha provocado que a los docentes se le dificulte el manejo de la plataforma. 

“Los maestros estamos guiando el avión mientras lo construimos. El maestro va aprendiendo dando la clase”, expresó Karen M. Arocho Laureano.

No obstante, gran parte de los estudiantes están sin computadoras. Los mismos se conectan a las clases en línea a través de celulares o de computadoras prestadas. Esto supone un reto y una problemática terrible, aparte de la falta de internet o mala conexión.

Coralis A. Santiago Morales, estudiante de duodécimo grado en la Escuela Superior Miguel F. Santiago Echegaray en Camuy. (Foto por: Natanael Santiago Morales)

Coralis A. Santiago Morales, es una alumna del DE quien necesitaba una computadora para realizar sus tareas escolares. La misma obtuvo una prestada, otorgada por el curso de comercio que está tomando este año académico, debido a que en su escuela no han llegado los equipos prometidos por el DE.

El secretario de educación, Eligio Hernández comenzó a repartir en las pasadas semanas 64,000 computadoras a estudiantes que así las necesitan, pero las mismas pueden finalizar de entregarse en noviembre, según un artículo publicado el pasado 6 de septiembre en El Vocero.

A Coralis, al igual que muchos otros estudiantes les ha costado adaptarse a la nueva modalidad de enseñanza en línea. La dinámica en el aula y compartir con sus compañeros la ayudaba a educarse más sobre la clase e incluso acordarse de las tareas de los cursos. Aunque se desconoce si el próximo semestre será en línea o presencial, ella dice no rendirse.

“Todavía no se pierde la esperanza para graduarme y disfrutar del último año en la escuela, que no vuelve”, resaltó Coralis A. Santiago Morales.

Por otra parte, Ivelisse Morales Ruiz madre de la estudiante, destacó que este semestre académico puede que no sea completamente efectivo, ya que el proceso de adaptación al nuevo sistema es complicado tanto para los maestros como para los estudiantes. Considera que es una buena opción continuar las clases, específicamente para los jóvenes, pero en el caso de los niños pequeños no, porque necesitan socializar con los compañeros de clase y estar con la maestra. 

“Creo que no va a ser buena la preparación en línea, ya que los maestros no están diestros a la tecnología y la adaptación cuesta”, dijo Ivelisse Morales Ruiz

El DE comenzó desde 1900 brindando la enseñanza a niños, adolescentes y jóvenes. En cambio, ha tenido dificultades en brindar recursos y equipos tecnológicos para que haya una mejor educación en las escuelas públicas de Puerto Rico.

Keisha Vera

Author: Keisha Vera

Soy estudiante de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo. Actualmente, curso mi tercer año en Comunicación Tele-Radial con área de énfasis en Noticias y Fotografía.

Un comentario sobre “Realidad de la educación en-línea en las escuelas públicas”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *