En tiempos de crisis, jóvenes apuestan a un futuro con soberanía alimentaria

Con miras a vivir de la agricultura, un hermano y una hermana llevan a cabo labores para levantar su finca y promover la importancia de la sustentabilidad agrícola por medio de su proyecto CENIT.

«Casi todo el dinero que se consume en productos que no son locales, se va de la isla, desaparece. Hay que levantar a la población y decirle: “esto es lo que está sucediendo, vamos a atacarlo”, afirma Pedro J. Ramos Rodríguez, estudiante de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez (RUM).

El COVID-19 no ha sido un impedimento para Pedro y Thalía, quienes desde el pueblo de Las Marías impulsan su proyecto agrícola. Ambos reconocen la necesidad de la agricultura en la sociedad en la que vivimos: la escasez de alimentos, las prácticas que conlleva y que algunas de éstas pueden ser perjudiciales para el medio ambiente.

La gran mayoría de nuestros alimentos provienen de otros países. Tenemos gran competencia con las compañías de afuera que nos traen estos alimentos. Es dinero que no permanece en la isla. Estos países nos están dando la comida a cucharadita y nosotros no somos capaces de sobrevivir sin ellos y a eso se le suma la práctica del dumping«.

El término en inglés “dumping” se refiere a cuando un producto es introducido en el mercado de un país a un precio menor de los costos de su producción.

Nosotros siempre habíamos querido desarrollar un proyecto que fuera sustentable. Estuve en un campamento que se llama U-CAN (United Cultures of Arts and Nature) y (al regresar) me dije: ¡válgame! hay tantas cosas que creía conocer, pero que eran conocimientos muy superficiales y este campamento me abrió la mente y las ganas. Se necesita hacer tanto por nuestro planeta, por nuestra sociedad”, expresa Thalía Ramos Rodríguez, quien cursa su primer año en el programa de Horticultura de la UPR de Mayagüez.

Producir en tiempos pandémicos

Los jóvenes hermanos lamentan que la pandemia les haya quitado la oportunidad de presentar su negocio y el chance de verse cara a cara con las personas, pero resaltan positivamente que hay que reinventarse.

«Eso nos ha motivado a buscar otras maneras para hacer lo que no podíamos hacer. Tuvimos que aprender a usar Facebook. Las redes sociales nos han permitido lograr esa conexión que buscamos y además nos ayuda a mercadear nuestros productos”.

Por otra parte, Thalía comenta que: “Puerto Rico depende mucho del turismo. La demanda de los restaurantes bajó debido al coronavirus y en consecuencia el agricultor tiene que manejar con el daño que eso significa para su bolsillo ya que disminuye su distribución”. A lo que Pedro agrega que: “ahora es el momento de fortalecer que ese producto llegue a las casas”.

Retos y dificultades en el camino

Los jóvenes, quienes tienen a su disposición tres cuerdas de terreno que quieren maximizar, explican que al ser residentes de “la montaña”, su tierra se ve afectada por la erosión. Al tener un terreno elevado, se enfrentan a problemas topográficos y en consecuencia las prácticas son mas difícles. La tierra se desprende por las fuertes lluvias tapando surcos y evitando que las plantas germinen. Esto se traduce en pérdidas económicas.

Destacan que es de suma importancia observar el terreno  y cómo la naturaleza actúa para que se pueda identificar las posibles consecuencias de algunas prácticas. «La agronomía no es solo plantar. Hay que hacer laboratorios, se debe aprender sobre los componentes del terreno que tienes, de su inclinación, cómo se mueve el agua, hay que condicionar los cultivos para que crezcan en condiciones óptimas”.  

Sobre CENIT

“Buscar algo original era muy importante para mí, algo que sonara auténtico, que tuviera significado y conectara. Cenit simboliza altura; es sinónimo de montaña y nosotros vivimos en la montaña. Nuestro slogan es “Producto para el mañana” porque queremos tener algo para nuestra generación y para las que vienen. Algo saludable, de calidad, que proteja el medio ambiente y educarnos en todos esos aspectos para que en nuestro mañana tengamos algo por lo que sentir orgullo de haber trabajado. Progresar como sociedad”, expresó Thalía.

Para los jóvenes hermanos es muy importante destacar los valores del desarrollo sustentable por medio de la educación. “Queremos que la comunidad sepa de donde viene su comida, la calidad de su comida, que aprenda cómo se practica, cómo se cultiva, de que finca vienen sus productos, cómo tratan a sus empleados

Invitan a que apoyen su proyecto

Actualmente se encuentran desarrollando un canal en YouTube y cuentan con su página en las plataformas de Facebook (CENIT) e Instagram (ce.nit) .

Los jóvenes puertorriqueños aspiran a tener su propio sistema hidropónico, de composta y materia orgánica. Actualmente se encuentran haciendo esquejes y acodos áereos para poder producir en más cantidad y vender a largo plazo frutos como pana y lichi. Ambos hermanos coinciden en la idea de que CENIT es un proyecto que impactará de manera positiva a la comunidad.

“Queremos recibir su apoyo, educarles y que se involucren, que las personas se identifiquen y reconozcan nuestro producto. Que la comunidad no sienta que somos una finca más, si no que somos parte de ellos, de su familia, de su mesa”.

Kiara Quijano

Author: Kiara Nicole Quijano Soto

Estudiante de Comunicación Tele-Radial con énfasis en periodismo y producción y dirección. Me entusiasma descubir nuevas culturas, nuevos lugares y personas. Me inspira conocer las historias que les acompañan y poder contarlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *