La educación y la salud mental: ¿un balance difícil de mantener?

Por: Mariangely Rodríguez (mariangely.rodriguez2@upr.edu)

Ante el inicio de actividades académicas en circunstancias impuestas por el Covid-19 nunca antes vistas, varios estudiantes han expresado en las redes sociales sus dificultades de mantener un balance entre su educación y salud mental.

Lamentablemente, el comienzo del semestre 2020-2021 no fue cómo se esperaba. Lo que en algún momento se pensó sería una experiencia agradable y diferente, resultó ser una de las más agotadoras y complejas. No solo por los obstáculos que conlleva la educación virtual, sino por los retos emocionales que han tenido que enfrentar, tanto estudiantes como profesores. A medida que han pasado los meses, son varios los estudiantes que se han arrepentido de tomar la decisión de matricularse en este semestre. Sin embargo, aún así buscan la manera de seguir con sus estudios por más complicado que sea.

“Lo más que me preocupa de este semestre online, es mi salud mental. El semestre pasado-el cual fue mitad presencial y mitad en línea- pude mantener mi salud mental en un balance, ya que los profesores eran un poco más cálidos y empáticos, porque todos estábamos igual”, menciona Ileana Soto, estudiante de tercer año a tiempo completo del Departamento de Educación de la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla.

Además de la salud mental hay varios factores que afectan nuestra capacidad para aprender y tener un buen semestre. Uno de ellos viene siendo las distracciones en nuestro alrededor. “No se aprende igual en la casa. El ruido, el ambiente, entre otras cosas, como atender a la familia o cuidar hermanos es otro factor que puede intervenir en el aprendizaje«, dijo Ileana Soto. Muchos estudiantes son hijos mayores, lo cual significa que si los padres trabajan, estos están a cargo de sus hermanos durante el día.

Normalmente, los estudiantes estarían en un salón de clases y su atención estaría mayormente enfocada en el profesor y en la discusión de clase. Mientras que ahora, al estar en la casa, la distracción está presente cada segundo. Es muy fácil distraerse; no hay reglas en contra del uso de celulares, dónde deben de sentarse, si permanecen dormidos o no, entre otros. Sonidos alrededor pueden distraer también, a pesar de que el estudiante permanezca en su habitación, por ejemplo: la música alta de los vecinos, el uso de la máquina de cortar grama, mascotas haciendo ruido y familiares hablando en volumen alto.

Con el propósito de conocer el pensamiento de los estudiantes sobre este semestre, el pasado martes se realizó una encuesta en la red social Instagram con la siguiente pregunta: “¿Consideran que este semestre online ha sido fácil para ustedes o no?”

Según los resultados finales, un 73% dijo que no, mientras que un 27% contestó que sí. Para conocer más sobre sus experiencias, en otro post se preguntó: “¿Qué retos han tenido que enfrentar en este semestre?” De acuerdo a sus contestaciones, la frustración, falta de motivación, la salud mental y la guerra eterna con la electricidad e internet, eran unos de los muchos retos que han experimentado.

Fuente: Resultados de la pregunta “¿Consideran que este semestre online ha sido fácil para ustedes o no?” desde la red social Instagram

Como se mencionó anteriormente, el internet, a pesar de convertirse en nuestro aliado durante este semestre atípico, también supone otro reto cuando falla. Por ejemplo, cuando toca conservar la conexión durante la clase, tomando un examen, dando una presentación, etcétera. Actualmente, varios estudiantes han expresado el reto que sienten con su educación y cómo sienten que no están aprendiendo como antes, están más enfocados en pasar las clases, que en absorber el conocimiento nuevo.

“El tiempo no da como para estudiar de la misma manera que antes”, expresó Soto. Como anteriormente se mencionó, mantener un balance entre las distracciones, la salud mental, la familia, tratar de aprender y hacer cada trabajo a tiempo, se ha convertido en el verdadero desafío para los jóvenes universitarios.

Ciertamente, tanto los estudiantes como los profesores, han tenido que buscar la manera para enfrentar este semestre atípico – a pesar de todos los obstáculos que se les han presentado en el camino. Sin embargo, por más complicado que sea, hay que acoplarse a este nuevo periodo virtual hasta que cambie la nueva normativa.

Mariangely Rodríguez

Author: Mariangely Rodríguez

Estudiante de Comunicación Tele-Radial con énfasis en periodismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *