Opinión: Más propensos a la depresión que al COVID-19

Por: Adriana Meléndez (adriana.melendez9@upr.edu)

Hace pocos días leí un artículo que me llevó a escribir esta columna. El autor, Jay Fonseca, escribía sobre el deterioro en salud mental al que se enfrenta la población tras la pandemia del COVID-19. «Una receta médica no es una varita mágica. Si no hay seguimiento de la terapia psicológica, como no lo hubo durante los meses de “lockdown”, lamentablemente, los pacientes no ven mejoría y hasta pueden empeorar sus síntomas» expresó.

Más de 650 mil llamadas registradas en los pasados meses a la línea PAS de ASSMCA ponen esto en evidencia. Se trata de personas privándose de la vida por el miedo y la desesperación que ha causado la convivencia 24/7 y otros factores asociados a la pandemia. A pesar de la gravedad del asunto, el gobierno no ha tomado la acción requerida para buscar ayuda necesaria e inmediata.

No debería ser un tabú ir a un psicólogo, tampoco minimizar o esconder las emociones. Veámoslo así, es como ir al médico cuando te duele el pie, el corazón o el estómago. La mente es otro órgano del cuerpo que necesita de la mejor ayuda médica que podamos brindarle.

Está demás decir que la pandemia nos ha trastocado y de un modo u otro nos ha hecho sentir vulnerables. Sin embargo, toca estar atentos a las señales, reconocer cuando nuestro estado mental se encuentra en mal estado y buscar ayuda profesional. Cambios de ánimo, actuar ansioso o agitado, hablar de no tener razón para vivir, entre otros son algunas señales para reconocer que algo no anda bien.

No se trata simplemente de decir frases como: “deberías poner de tu parte” o “si te esfuerzas un poquito más, te sentirías mejor”. Esas frases no corregirán enfermedades tales como la depresión o la ansiedad, sino solo la ayuda profesional que se puede buscar al respecto.

Si usted es una de las personas que necesita buscar ayuda, puede comunicarse a la línea PAS de ASSMCA. Cuenta con un grupo de profesionales disponibles las 24 horas del día los 7 días de la semana, a través del número 1-800-981-0023 o 1-888-672-7622.

Un comentario sobre “Opinión: Más propensos a la depresión que al COVID-19”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *