Vivir con alopecia

La alopecia es una enfermedad relacionada al estrés o el sistema inmunológico y produce pérdida de cabello a aproximadamente 6.8 millones de personas en los Estados Unidos (National Alopecia Areata Foundation) y alrededor de 147 millones mundialmente, siendo así el 95% de casos en hombres y el 40% en mujeres (NYU Langone Health). Sin embargo, en Puerto Rico no existen estadísticas oficiales, lo que ocasiona poco conocimiento en la sociedad.

Muchos pacientes con diversas condiciones médicas entre ellas la alopecia, sufren de “bromas” o “chistes” referente a su situación. Acorde con la Asociación de la Academia Americana de Dermatología (AAD), la alopecia se puede dividir en tres grupos. El primero es la alopecia areata, “calvicie irregular que puede desarrollarse en cualquier parte del cuerpo” y sucede cuando este “ataca sus propios folículos pilosos”. El segundo tipo es la alopecia totalis, que ocurre cuando se “pierde todo el cabello del cuero cabelludo”. Alopecia universalis es el tercero y se refiere a “el sistema inmunológico de una persona afectada ataca por error los folículos pilosos y pierde todo el cabello, dejando todo el cuerpo sin pelo”.

Dr. Manuel Meléndez Ramírez, director médico del CDT Dr. Meléndez (imagen suministrada).

Según el doctor Manuel Meléndez Ramírez, director médico del CDT Dr. Meléndez de Manatí, en ocasiones la alopecia areata puede ser transitoria y algunas causas son situaciones inmunológicas o estrés.

El reflejo de una transformación

Zenaida Colón, fundadora de Alopecia PR

A los once años, Zenaida Colón presentó su primer episodio de alopecia a través de parches en su cabeza, sin embargo, su cabello creció de forma natural con la ayuda de tratamiento. Trece años después, volvió esta condición ocasionándole una pérdida total de cabello, debido a esto, utilizó pelucas durante más de quince años. “Antes deseaba trabajar en televisión pero cuando comencé con la alopecia erróneamente que ese no era mi espacio porque ese era un lugar de mujeres hermosas con cabelleras lindas”. No obstante, en medio de una entrevista radial transmitida por internet sobre la alopecia, tomó la decisión de mostrarse de forma auténtica y quitarse su peluca. Como consecuencia, muchas personas con alopecia comenzaron a acercarse a ella, impulsándola a ser ejemplo; entonces nace la fundación Alopecia PR.

«No importa la condición que tú tengas, tú puedes mantenerte irradiando la hermosura de tu personalidad»

Así describe Zenaida Colón el motor que la impulsa a diario a mostrarse tal como es.

Toda una vida de perseverancia

Meredy Martínez, creadora de Alopecia no estamos enfermos

Desde los cinco años, Meredy Martínez es paciente de alopecia.

“Mientras estuve en la escuela nunca me acepté tal y cómo yo era”

expresó.

Durante su niñez fue víctima de acoso escolar, por eso se sentía diferente y rechazada. En el 2017, tomó la decisión de realizar un cambio en su vida perdonándose primero a sí misma y logrando tener la confianza de salir al exterior sin necesidad de utilizar una peluca. “Es un poco difícil todavía, la gente (me) mira extrañada, pero es fluir con lo que me tocó”.

Un año después, crea una página en Facebook llamada Alopecia no estamos enfermos en la cual se dedica a educar, ayudar y brindar apoyo a pacientes.

Una visión radical

Franchesca Sánchez, fundadora de Sin límites con alopecia (imagen por Franchesca Sánchez)

La lucha contra la alopecia de Franchesca Sánchez inicia a sus diecinueve años. Diferente a otros, su proceso de aceptación y adaptación fue “tratar de no tapar la situación y manejar o redirigir los pensamientos negativos”. Por otra parte, nuevas oportunidades aparecieron en su camino, maquillistas y diseñadores comenzaron a invitarla a participar en desfiles de moda y en el 2015 creó la fundación Sin límites con alopecia.

Existen varios factores que influyen en cómo se percibe a sí mismo y cuál es la visión de la sociedad hacia un paciente con alopecia.  De esa forma, el machismo y los estereotipos juegan un papel crucial ya que establecen cómo debe verse una persona para ser “bonita”. Estas ideas producen en la sociedad una percepción estética sobre el ideal de belleza y lo que se debe tener para ser aceptado.

“En los grupos de apoyo escuchamos mujeres que hablan sobre que sus esposos las tratan como mujeres enfermas y las culpan por lo que les está pasando, ya sea por uso excesivo de químicos o tratamientos. Además, les hacen comentarios feos sobre su apariencia física y sí, todavía hay mucho por trabajar”

argumentó Zenaida Colón.

No obstante, los casos de los hombres con esta condición suelen variar. Para muchos es normal verlos sin cabello, pero también hay quienes sufren y su autoestima se ve afectada por tener calvicie.

“El pelo desempeña un importante papel en la identidad y la imagen, por lo que no es de extrañar que su pérdida constituya una de las mayores preocupaciones en cuanto a estética que afecta de manera más o menos intensa a la autoestima de los individuos. Así, mientras que algunas personas toman la calvicie como un hecho inevitable en la vida y no tienen demasiado problema en asumirlo, son muchas más las personas que sufren, ansiedad y depresión a raíz de la caída de cabello”

Psicólogo de la salud Agustín Moreno Sánchez.

La ignorancia o falta de conocimiento puede ocasionar daños emocionales en las personas, especialmente cuando se realizan “chistes” o “bromas” con relación a su aspecto físico sin comprender que quizás son así debido a una condición de salud. Por eso, se debe educar a otros, dar testimonio, visitar a el médico y asistir a grupos de apoyo.

Janeric González
Author: Janeric GonzálezSoy estudiante de Comunicación Tele - Radial en la Universidad de Puerto Rico en Arecibo y mi área de énfasis es Noticias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.